Mis pies descalzos

Por Anahí García



Amo mis pies sucios después de cada ensayo o entrenamiento, me hacen recordar que nuestro teatro no es como cualquiera que para hacerlo debemos de entregar el cuerpo y el alma, dejar nuestra vanidad de lado, que no es posible hacer teatro sin corazón sin estar dispuestos a no ensuciarnos.
Amo mis pies descalzos en el laboratorio me hace recordar que debo despojarme de aquello que me ata y me encierra en una especie de comodidad, que lo único que importa en ese momento es yo y mi cuerpo solo eso.